UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES - FACULTAD DE ARQUITECTURA, DISEÑO Y URBANISMO

CÁTEDRA  1990 – 1999: Iniciamos la materia en el año 1990 con los Talleres de Representación Arquitectónica en apoyo a los talleres de diseño, haciéndolo en ese entonces para la cátedra de los Arquitectos Sánchez Gómez – Lopatín – Berdichevski.

 

2000 – actual: La cátedra continúa, pero funcionando (concurso mediante) en forma independiente a los talleres de diseño. Año tras año, los ejercicios propuestos fueron variando en cuanto a temáticas, modalidades y contenidos pero manteniendo siempre el mismo espíritu de trabajo de “aula – taller”, pensar con el hacer.

 

Nos proponemos como objetivos:

 

- Recuperar el lugar de la producción manual y plástica (analógico) frente al avance de técnicas digitales y programas de diseño al menos en esta instancia de cursado, de modo tal que la mano pueda acompañar todo proceso creativo y de pensamiento, representando o dejando registro del mismo, permitiendo así continuar con el proceso proyectual o de desarrollo de ideas hasta la concreción.

 

- Establecer una relación personal con el dibujo a partir de la exploración con diferentes materiales y herramientas abarcando tanto los tradicionales como los no convencionales.

 

El trabajo a realizar:

 

- En una primera etapa, trabajamos con la experimentación e investigación de diferentes recursos gráficos y técnicas a partir del cual cada alumno pueda (re)conocer su potencial expresivo.

 

- A partir de esos recursos, salimos a dibujar en la ciudad, incentivando la reflexión sobre el espacio natural o cultural. Se fomenta una mirada crítica, no sólo contemplativa, sobre el espacio observado y la búsqueda de una intencionalidad previa al acto de dibujar, evitando que la representación se convierta en un simple reflejo de la realidad. Lograr así diversas miradas o enfoques de una misma situación o encuadre espacial, “La mirada propia”…

 

- En una última etapa, operamos sobre los trabajos realizados, con la adquisición de herramientas proyectuales, procesando el material gráfico y acentuando sus significados. Sintetizar, jerarquizar, componer imágenes estimulando, de esta manera, el potencial proyectual del alumno. El dibujo como un camino de indagación, búsqueda y consecuencia de un pensamiento proyectual.

 

Un hilo conductor abordará los diferentes ejes teórico – prácticos:

 

- Aproximación al tema u objetos en cuestión, su génesis, carácter y cualidades.

- Reconocimiento de los diferentes modelos.

- Uso de las herramientas y técnicas.

- Investigación sobre los diferentes recursos expresivos.

- El sustento teórico.

- El carácter del dibujo: desde el dibujo intuitivo y gestual (rápido, espontáneo) hasta el dibujo de mayor complejidad (en etapas, elaborado) investigando al máximo las posibilidades de expresión.

FADU - UBA // BUENOS AIRES, ARGENTINA 2019